Una mañana en Hondarribi (I)

Buenos días!

Hoy os voy a enseñar parte de un pueblito que es visita imprescindible si os dejáis caer por el Norte.

Este pueblo es Hondarribi (en euskera) o Fuenterrabía como lo hemos llamado toda la vida. Está muy cerca de la frontera con Francia y es un pueblito pesquero precioso. Nosotros vamos mucho por muchas razones, la principal, porque el puerto pesquero en verano, cuando los barcos están fuera faenando, es el lugar perfecto para pegarse un buen chapuzón! Y podemos ir con Lana así que es nuestra manera preferida de pasar las mañanas de los fines de semana de verano juntos. Ya os enseñaba fotos de ratitos pasados allí aquí.

Pero además de la zona del puerto tiene una zona de bares, un paseo cerca del río y una parte alta antigua que hacen de este pueblo un lugar especial.

Hoy me voy a centrar en lo que los lugareños llaman “La Marina” que es la calle que recorre el centro de lado a lado. Una hilera de árboles enmarca la calle, repleta de bares y restaurantes. Núcleo central de esta pequeña localidad es una calle con un encanto especial. De construcciones bajas, cada casita de su color, con las vigas y balcones de madera es una calle que se llena de vida a las horas del aperitivo, de comida y de cena.

1

Nosotros llegamos prontito así que tuvimos el privilegio de verla vacía y ser testigos de como, poco a poco, se iba llenando de gente y de vida.

2 3

Es uno de los pueblos que se llena de gente en verano y que en invierno vuelve a la tranquilidad.

4 5 6 7 8 9 10

En el País Vasco son famosos los pintxos y a nosotros que nos pierde la comida ya tenemos una lista elaborada de bares y su especialidad. En general por aquí se come bien en cualquier lado y en la mayoría de los bares los pintxos típicos son los mismos y están ricos pero a nosotros nos gusta comer en cada uno ese pintxo especial que sobresale a nuestro juicio.

En La Marina hay muchos bares con pintxos ricos pero si hay que elegir para nosotros el Ignacio es parada obligatoria.

11 12

 Allí siempre pedimos la gamba a la gabardina y la bola de carne picante; son las mejores que hayamos comido por aquí!

13 15 16 17

El domingo salió un día buenísimo y con buen tiempo es una gozada ir allí sin prisa, dar una vuelta junto al mar, subir a la parte alta y tomarse algo. La calle se llena de gente, hay muy buen ambiente, los niños pueden jugar tranquilos mientras que los padres disfrutan de un ratito con amigos o solos tomando algo y es un plan que nos gusta mucho hacer para variar.

18

A Lani también le gusta mucho ir! jaja Y siempre reclama su parte

19

Espero que os haya gustado y si es así esperad a ver la semana que viene la parte alta del pueblo, os va a encantar!!

20

Anuncios

Kentuene, un lujo de sitio

Buenos días!

Hacía tiempo que no os hablaba de ningún restaurante de por aquí cerquita así que hoy vuelvo a la tierra para hablaros de un sitio al que nos encanta ir: Kentuene.

Está en Usurbil, en un entorno rural, a 20 minutos de San Sebastián, hacia el interior. Al llegar nos encontraremos un caserío imponente, de fachada sencilla, bien cuidado que reserva una sorpresa en su interior. Un comedor todo de madera, espacioso pero recogido a la vez, acogedor, con mucha luz natural y muchas plantas verdes que le dan vida y color. Ambiente perfecto para abrir los sentidos antes de degustar su comida.

Una de las cosas que más me gustan de allí es su trato, cercano y familiar.

Su gastronomía se caracteriza por el cuidado del producto, productos de la tierra de una calidad innegable, tratados de la forma más sencilla para degustarlos con todo su sabor natural, sin artificios. Verduras, marisco, pescados y carne, sin olvidarnos de los postres. Lo tiene todo para salir satisfechos.

Sus especialidades por citar algunas aunque todo está rico, doy fe, son la tortilla de bacalao, el centollo y su tarta de manzana pero las almejas marinera, las kokotxas, los pescados a la parrilla (sobre todo el besugo o el rodaballo), o la txuleta son inmejorables también.

Es un sitio donde se puede ir en familia un día cualquiera o para celebrar algo. Su carta nos va a permitir hacer una comida sencilla o una comida de lujo donde pagaremos un poquito más; todo dependerá de lo que escojamos de comida y de bebida. Nosotros mismos con la familia solemos ir en ocasiones especiales, celebraciones, y ahí nos solemos dar algún capricho pero Xabi y yo hemos solido ir en plan sencillo y siempre salimos encantados. Además no tenéis que tener miedo en consultar cuando no tengáis muy claro qué pedir o si va a ser mucho o poco porque os aconsejarán bien y sin ningún problema. Sin ir más lejos, este fin de semana hemos estado; yo quería una ensalada pero como íbamos a comer también tortilla y queríamos txuleta teníamos miedo de que fuese demasiado y nos hicieron el favor de ponernos media ensalada y medias de acompañamientos de la txuleta y así pudimos probar de todo. Aquí teneis un collage con las fotos que sacamos (ya perdonareis la calidad de las fotos pero cuando las saqué no tenía pensado aun hacer esta entrada):

Kentuene.vf

El primer dia que Agertxu probó la carne y le encantó! Cómo sabe el granuja!

En resumen, un sitio donde siempre comereis bien además de pasar un rato muy agradable, encontrándoos como en casa.

Si os habéis quedado con ganas de saber más no dudéis en visitar su página web.

Una mañana en Tolosa

Buenos días!!

Hoy nos vamos a pasar la mañana al corazón de Guipúzcoa, a Tolosa, y a comer a Santa Marina. Es un plan que nos encanta hacer de vez en cuando.

Tolosa es un pueblo con mucha vida. Siempre hay actividades y están enfocadas para que participe todo el que quiera, sin distinciones. En el centro del pueblo hay una plaza donde siempre te vas a encontrar con algo. Si no son actividades gastronómicas (un concurso de tartas, el día del hongo, de la repostería, y hay puestos donde se pueden comprar o desgustar los diferentes productos), es una movilización por algún tema que preocupe en ese momento (la implantación de una incineradora, la ley de dependencia,…), o una demostración de deporte vasco, o de música..Y todos conviven en un mismo espacio. Hay una gran libertad de expresión y sobre todo mucho respeto y eso es algo que admiro de este pueblo.

Nos gusta ir el sábado. Además de porque trabajamos el resto de la semana, es el día de mercado y los mercados me chiflan! Me podría pasar horas paseando entre los puestos y en esto he tenido suerte porque estoy con alguien a quien también le encantan y así podemos disfrutar juntos de algo que nos gusta a los dos y es una gozada.

Pero volvamos al paseo que si no no acabamos. El fin de semana pasado, como hacía tiempo que no íbamos nos animamos a acercarnos por allí, cámara en mano para enseñaros sus calles y sus mercados. Así ya teníamos una excusa para comer fuera de casa y pasar el día por ahí a pesar del mal tiempo que acompañaba.

Se celebran tres mercados, uno en el Tinglado, de productos autóctonos; el que se celebra en la Plaza de la Verdura de flores y plantas y el de la Plaza Euskal Herria de productos foráneos y textiles.

Y sin más rodeos empecemos la visita:

entrada3

Esta es una de las entradas al “cogollo” de Tolosa, a sus calles más estrechas, su parte vieja.

Nada más cruzar el arco, a la derecha, junto al río, nos encontramos con “El Tinglado”, el espacio reservado al mercado. Sencillo, a pie de calle, sin barreras, sin puertas, fachada… Abierto por tres lados, únicamente tiene una “pared” con amplios ventanales en forma de arco, techo de cristal y se apoya en pilotes sobre el río. Y ahí comparten espacio todos los caseros con sus productos: panes ecológicos, verduras, nueces, quesos que hacen que la pobre Lani se vuelva loca; flores, huevos, conservas (mermeladas, piparras-guindillas), y las alubias rojas o como se dice aquí, las “babarrunas”, producto estrella de la zona.

Tinglado collage2

Una vez nos hemos dado una vueltilla por el Tinglado nos adentramos por las callejuelas, pasando por la Iglesia, descubriendo lugares auténticos en los que no nos habíamos fijado antes.

Collage calles

Y llegamos al mercado de las flores, en el corazón de la parte vieja. Es un lugar muy especial que me gusta mucho visitar.

2ºmercado

Allí hay puestos de plantas, flores y de esquejes. Me encantaría tener un huertito y cada vez que veo estos esquejitos me digo ¿por qué no lo intentamos con algo pequeño al principio? Unas plantas aromáticas para empezar y quizás también unas lechugas, por qué no. Este año igual lo intento, ya os contaré.

Tras un aperitivillo y una vueltilla más cogemos el coche y de “excursión” a Santa Marina. No se puede llamar pueblo porque no exagero si os digo que son 2 casas. Allí está Segore etxea, a donde nos dirigimos. Es un caserón donde dan comida casera riquísima a buen precio y donde Lani siempre es bienvenida así que es un sitio de referencia para nosotros si andamos por esta zona. Pero no sólo la comida y el buen rato que pasamos allí son un aliciente para subir hasta allí sino que la simple subida ya es excusa para ir.

Pasamos por el pueblo de Albistur -famoso por sus alubias-, llanos verdes y bosques todavía pelados en esta estación del año. Hace malo y la niebla se cuela y nos tapa el paisaje tan bonito de los valles de alrededor pero con lluvia y bruma también tiene encanto.

subida a sta marina

Y así, subiendo subiendo llegamos a Santa Marina. Como os adelantaba, un caserón, con unas vistas impagables y un amplio césped con columpios donde pueden jugar niños y mascotas.

Collage2

La comida riquísima! Plato estrella las alubias y el pollo pero allí todo está rico, la verdura, ensaladas, carnes, caza… hasta los postres!

Os dejo unas cuantas imágenes:

collage comida

Qué os parece?

Hemos salido de la ciudad, pasado una buena mañana, no hemos hecho comida y es un plan que podemos hacer en compañía de niños y de nuestras mascotas. ¿Qué más se puede pedir?

Nos vamos de sidrería?

Buenos días a todos!

Llegó el miércoles y hoy, en mi rincón glotón, nos vamos de sidrería.

zelaia collage2

Yo soy de San Sebastián y aquí también hay sidra y sidrerías. Lo digo porque la mayoría de la gente se cree que la sidra es asturiana y así es, en Asturias se hace sidra, sí, pero aquí también. Ambas riquísimas y diferentes.

La sidra asturiana se debe escanciar más que la de aquí y de sabor aunque diferentes son parecidas en el fondo.

Aquí, sobre todo en la zona de un pueblecito que es Astigarraga, hay muchas sidrerías. La sidrería es donde se hace la sidra, y en una época del año, de mediados-finales de enero hasta mayo es tradición que la gente pueda ir allí a degustar las primeras sidras del año, directamente de la kupela.

La sidra se puede beber en todos los bares y en todo momento del año pero estos primeros meses son de “apertura de la temporada”, las sidrerías abren sus puertas y permanecerán abiertas unos meses hasta el momento del embotellado cuando cerrarán de nuevo. Algunas sidrerías abren todo el año pero fuera de temporada la sidra se beberá embotellada y no ya, de la kupela.

Ahora muchas de ellas se han reformado pero la esencia es la misma, normalmente se trata de un caserío donde tienen las kupelas (los barriles) donde se hace la sidra y allí te dan el menú de sidrería a la vez que vas probando las diferentes sidras de las diferentes kupelas porque cada una sabe diferente.

Se trata de un plan que gusta mucho o no gusta nada. Es algo incómodo para el que no esté acostumbrado ya que normalmente se come/cena de pie; se suele pasar algo de frío porque es un ir y venir a la zona de las kupelas y allí hace frío porque la sidra tiene que estar a esa temperaturas. Además te tiene que gustar la sidra porque no hay vino; el menú es cerrado, y no es barato, rondan los 30-35 euros. Sí hay varios “inconvenientes”, para qué negarlo, pero, en su favor, suele haber un muy buen ambiente; es una excusa para hacer una comida/cena de cuadrilla cuando ya no se sale tanto como antes, en un ambiente que se presta a entablar relaciones con los demás comensales al tener que ir de kupela en kupela; al que le guste el menú disfrutará seguro y con un buen abrigo suele bastar para estar agusto.

A mí personalmente me encanta el jaleo, me encanta ir de sidrería, visitar mis preferidas y probar alguna diferente cada año.

Nosotros “inauguramos” la temporada en Zelaia, una sidrería que nos gusta visitar todos los años.

Primero vamos a ver las consignas que nos dejan

normas2

Y ahora sí, os dejo con alguna foto de las zona de las kupelas y las fotos del menú que, como os decía, consiste en tortilla de bacalao, bacalao frito con pimientos, chuleta, queso, membrillo y nueces .

kupelas

mesas

chorizo

tortilla bacalao txuleta txotx  postre

Este el menú típico pero hay sidrerías que buscando diferenciarse modifican algo el menú, al hacer el bacacalo en salsa (Mina), con pimientos verdes y rojos (Setién) y habrá muchísimas más que no conozco. En el caso de Zelaia ponen unos pintxitos de chorizo de entrante y de postre suelen añadir una tejas y cigarrillos, “dulce” típico de aquí.

Espero que os haya gustado y que os animéis a visitarnos y de paso probar una sidrería, seguro que no os deja indiferentes.